La felicidad es como una mariposa, más la persigues más huye.

Hay una frase de Viktor Frankl, que dice: “La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida“.